(1893-1946)

Hermann Wilhelm Göring nació en Rosenheim el 12 de enero de 1893.
Su padre, Ernst, ex oficial de caballería y cónsul general alemán en Haití, que había enviudado con cinco hijos, se casó en segundas nupcias con una muchacha austriaca de modesta familia, Franziska Tiefenbrunn, que le dio otros cuatro hijos: Karl, Olga, Paula y, finalmente, Hermann.

Oficial de infantería en el momento del estallido de la primera guerra mundial, en 1915 pediría y obtendría su traslado al arma aérea, donde cosechó éxitos apabullantes: con 22 victorias en combate, pronto se revelaría como alumno aventajado de von Richthofen, a quien sucedería al frente de su escuadrilla en 1918.
Tras el armisticio se establecería en Suecia y no regresó a Alemania hasta 1922, para afiliarse al partido NSDAP y colaborar estrechamente con Hitler.
Elegido diputado nacionalsocialista en 1929, tres años después fue designado presidente del Reichstag y ministro de Aviación, con la misión de organizar las fuerzas aéras.
En 1934 colaboraría con Hitler en los planes de masacre de Röhm y sus S.A., así como de algunos dirigentes católicos y sindicalistas.
Una vez despejado el camino del poder, Göring se consagraría a la reorganización de la Luftwaffe, auténtico feudo personal y arma de presión ante Hitler.
A partir de 1936 coordinaría las actividades de los ministerios relacionados con la economía, lo que le permitió acumular una inmensa fortuna personal. Los honores supremos seguirían volcándose sobre Göring: mariscal de campo en 1938, mariscal del Reich, tras la campaña de Francia, posible "delfin" de Hitler..., en una danza fantástica de boato y ambición sólo comparable con su falta de escrúpulos.
Descubierto y detenido por el Ejército estadounidense en mayo de 1945, en su refugio de Baviera, fue juzgado y declarado culpable de crímenes de guerra por el Tribunal Internacional de Nuremberg.
Sentenciado a muerte, escaparía de la horca envenenándose dos horas antes de la ejecución.
Murió el 15 de octubre de 1946.